VITICULTURA

Tenemos 20 hectáreas de viñedos en vaso y en secano, con una edad media de 50 años. Las labores de poda, poda en verde y vendimia se hacen a mano.

Aramos 4 parcelas con mulas, debido a la pendiente y al estrecho marco de plantación

Trabajamos en producción orgánica, porque consideramos que es la mejor forma de expresar el terroir (terruño) y la mineralidad de los vinos, y mantener un medio ambiente sano. 

Tratamos de alargar el ciclo vegetativo de la viña lo más posible, para conseguir una buena maduración, con un buen equilibrio entre frescura, acidez y tanino.

Lo principal para nosotros es obtener y seleccionar las mejores uvas de nuestros viñedos.

Las principales variedades son garnacha (tinto) y albillo real (blanco), las dos son variedades locales.

Garnacha: en nuestra región es una variedad muy floral, elegante y delicada. Con muy buena acidez y sensación mineral. Rendimiento medio-bajo, de 20 a 30 hectolitros / ha.

Albillo real: variedad muy temprana. Tamaño de racimo muy pequeño y con uvas muy pequeñas. Las pieles se tornan de color dorado en la maduración. Esta variedad tiene altos niveles de glicerina y densidad con cierto toque de amargor suave al final, que confiere longitud y rectitud a los vinos. Bajo rendimiento de 10 a 20 hectolitros / ha.

BODEGA

La filosofía de la bodega es el respeto a la uva, por lo que la forma de trabajo es muy cuidadosa y metódica, para obtener vinos elegantes, que expresen las características de cada suelo y de cada añada.

En la bodega trabajamos cada parcela por separado. Todos los vinos se fermentan con sus levaduras autóctonas.

La vendimia es manual, en cajas de 12 kg., donde se hace la primera selección, con una segunda selección en la bodega

Elaboración:

- Blancos: Maceración pelicular prefermentativa en frío, prensa neumática suave. Desfangado natural (24 horas) y luego pasa con sus lías finas a fermentar, en barricas de roble francés de 500 a 700 litros, de tostado ligero y medio. Crianza en barrica de 8 a 12 meses

- Tintos: principalmente fermentados con el racimo entero, en depósitos de roble francés de 30 a 45 hectolitros. Haciendo pigeage. Maceraciones delicadas. Fermentación a baja temperatura. Fermentación natural maloláctica en barricas.

La crianza se realiza en barricas de roble francés de 500 a 700 litros.